Ardor de estómago, reflujo, digestiones lentas, pesadez, hinchazón, gases abundantes… ¿te suena alguno de estos problemas digestivos?

Si tienes uno de estos síntomas, este es tu artículo. Últimamente muchos pacientes acuden a la consulta por problemas digestivos de este tipo. Aquí te traemos algunas claves de cuál puede ser tu problema. En primer lugar, deberías empezar revisando cómo tienes tú pH* a nivel estomacal, ya que se puede deber tanto a un exceso de acidez como a un déficit.

Para valorarlo puedes hacer una prueba sencilla. Echa una cucharadita de bicarbonato en un vasito de agua, bébelo con un mínimo de ayuno de 4 horas y cronometra cuánto tiempo tardas en eructar. Si tardas más de 3 minutos tienes un pH poco ácido y en consecuencia una hipoclorihidria.

  • Problema digestivo nº 1: exceso de acidez

Cuando estos síntomas están provocados por un exceso de acidez te encontrarás mejor después de comer y tenderás a comer muchas veces al día para aliviar los síntomas.

  • Problema digestivo nº 2: déficit de ácido

Sin embargo, lo más frecuente es encontrar estos síntomas asociados a un déficit de ácido en el estómago. ¿Cómo es posible que un déficit de ácido pueda provocar estos síntomas? Parece contradictorio, ¿verdad?

El pH del estómago debe de estar entre 1 y 3, es decir, debe de ser ácido para:

  • Digerir los alimentos: una hipoacidez provoca que los alimentos no se digieran bien a nivel del estómago y cuando llegan a la última parte del duodeno se produce un reflujo enterogástrico devolviendo la comida hacia el estómago y provocando pirosis, pesadez, digestiones lentas…
  • Poder fabricar el factor intrínseco: proteína que se enlaza con la vitamina B12 y facilita su absorción a nivel intestinal.
  • Alcalinización del medio: no tener ácido clorhídrico suficiente es un problema digestivo que provoca que haya un medio más alcalino (menos ácido) en el estómago y, en consecuencia, en el intestino. Esto es muy importante ya que la mayoría de bacterias beneficiosas que tenemos en nuestro intestino viven en ambientes ácidos como los lactobacillus, bifidobacterias…

Si hay una falta de acidez habrá una proliferación de bacterias que no corresponden y que viven en ambientes más alcalinos provocando SIBO (Small Intestinal Bacterial Overgrowth) o un desequilibrio de la microbiota intestinal, entre otros problemas.

Los medicamentos antiácidos son unos de los más usados hoy en día para este tipo de problemas digestivos y generan una disminución de ácido clorhídrico en el estómago.

  • Por tanto…

Si es tu caso, pregúntate y valora primero si tienes un exceso o déficit de ácido a nivel del estómago. Es importante que prestes atención ya que si tienes ardor por una hipoclorhídria y tomas antiácidos durante una temporada larga estarás agravando los problemas.

No tendrás ardor, pero seguirás teniendo un problema con la acidez y tendrás un aumento de bacterias que no corresponden, una insuficiencia de factor intrínseco y, en consecuencia, una mala absorción de vitaminas y minerales.

Para mejorar la acidez estomacal debes tomar limón exprimido con jengibre en polvo antes de cada comida o suplementar con betaina. En cualquier caso, lo recomendable es acudir a un profesional especializado para que valore profesionalmente tu caso y establezca el tratamiento más adecuado para ti.

*pH: Coeficiente que indica el grado de acidez o basicidad. El pH neutro es 7. Si es mayor de 7 será una solución básica y si está por debajo una solución ácida.

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *