SIBO o sobrecrecimiento bacteriano, ¿qué es?

El SIBO es un sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado que provoca síntomas gastrointestinales como distensión, pesadez, dolor abdominal, flatulencias, alteraciones del tránsito intestinal y problemas de absorción, pudiendo llegar a afectar la estructura y función del intestino delgado, provocando alteraciones sobre los enterocitos*, mucosa y microvellosidades.

Esto va a dar procesos inflamatorios crónicos, un aumento de la permeabilidad intestinal y la aparición de intolerancias alimentarias como a la fructosa, déficit de DAO*, mala absorción de los hidratos de carbono…

También puede haber síntomas asociados como cansancio, dolores de cabeza, síntomas cutáneos, problemas de sueño…

En condiciones normales hay un mayor número de bacterias en el intestino grueso (IG) que en el intestino delgado (ID), pero en el caso del sibo el número de bacterias en el intestino delgado se ve muy aumentado.

Este sobrecrecimiento puede estar provocado tanto por bacterias como por otros microorganismos, las arqueas y cada uno de ellos va a dar un gas diferente. Las arqueas se relacionan con el gas metano, mientras que las bacterias se relacionan con gas hidrógeno.

Su diagnóstico se realiza a través del test de aire espirado en el que se da lactulosa o lactitol para medir las concentraciones de gas hidrógeno, metano y anhídrido carbónico. En condiciones normales, el lactitol se absorbe a nivel del intestino grueso, donde las bacterias van a metabolizarlo generando gas hidrógeno y metano. En el caso de que se tenga sibo el lactitol se metaboliza también a nivel del intestino delgado, produciendo 2 picos de liberación de gas hidrógeno o metano, uno a nivel del ID y otro a nivel del IG.

TIPOS DE SIBO:

  • SIBO metano: Bacterias productoras de metano. Se relacionan más con estreñimiento.
  • SIBO hidrógeno: Cuando hay bacterias productoras de hidrógeno. Se relacionan más con síntomas como diarrea, hinchazón abdominal postpandrial…

CAUSAS:

  • Hipoclorhidria: Un déficit de ácido clorhídrico en el estómago hace que cambien el pH a nivel intestinal alcalinizándolo y favoreciendo un crecimiento de bacterias en un medio que no le corresponde.
  • Complejo motor migratorio (MMC): Hay 2 tipos de movimientos que se producen en el intestino. Unos para favorecer el tránsito del bolo a través del intestino y otros de limpieza. Este último es un movimiento que se produce en ayunas para eliminar el resto de alimentos y residuos, pero se puede ver inhibido por infecciones intestinales dejando alterado este sistema.
  • Estrés: Es imprescindible para que cuando comamos se puedan liberar todas hormonas y sustancias necesarias para digerir los alimentos.
  • Enfermedades: Algunas enfermedades pueden estar detrás de esta afección, como la gastritis, diabetes, enfermedad de Crohn, síndrome de intestino irritable…
  • Fármacos: El uso de algunos fármacos, como los antiácidos.
  • Infecciones: Parásitos,

 

TRATAMIENTO

Dependiendo del tipo de SIBO que se tenga se utilizan unos antibióticos u otros. Una dieta pobre en FODMAP mejorara los síntomas ya que se disminuye el alimento a estas bacterias para evitar que sigan proliferando. Este tipo de dietas tienen que estar supervisadas ya que no es conveniente mantenerla durante más de cuatro semanas y hay alimentos que se podrían ingerir.

Es imprescindible tratar las causas que han originado este sobrecrecimiento bacteriano:

  • Reestablecer una correcta acidez a nivel estomacal.
  • Espaciar comidas con un mínimo de 4 horas para facilitar el trabajo de los MMC.
  • Trabajar el estrés:
  • Masticar bien: Come lo que bebas y bebe lo que comas.

* Enterocitos: Células epiteliales del intestino delgado cuya función es la de absorber los nutrientes, mantener una buena permeabilidad y evitar el paso de antígenos.

* Dao: Enzima Diamino Oxidasa, encargada de metabolizar la histamina.

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *